Matemáticas Védicas. La cita de la semana.

Hoy en realidad no traigo una cita.

Es parte de un párrafo del libro “Vedic Mathematics”, en él se cuentan las reacciones que tenían los profesores y los matemáticos cuando Sri Bharati Krsna estuvo en Estados Unidos dando a conocer las Matemáticas Védicas.

matemagia, matemáticas védicas, matemáticas fáciles

Muchas veces se utiliza esta apariencia mágica para decir de ellas que son simples trucos para calcular. Y esto se dice de modo despectivo.

Lejos de ser “simples trucos” son métodos simples y fáciles que permiten reducir el trabajo habitual, haciendo que operaciones que con el sistema tradicional requieren de multitud de pasos, se puedan reducir a una sola línea o se puedan hacer mentalmente.

Esta capacidad para hacer simple lo complicado es lo que las hace parecer magia.

Beneficios de esta magia

Y esta apariencia mágica es lo que facilita el acercamiento de los estudiantes hacia ellas.

Una vez atraídos a las matemáticas los alumnos aprenden el método detrás de la magia, cuando lo han aprendido es el momento en que ellos mismos se sienten magos.

Cuando le enseñé a Jorge a multiplicar números por encima de 10 y vio que era tan fácil, él que todo lo que había aprendido hasta ese momento eran las tablas hasta la del 5, tardo poco en mostrarle esa magia a su primo, 5 años mayor que él.

En cuanto se encontraron le dijo que le apostaba lo que quisiera a que multiplicaba 13 x 14 más rápido que él, y así fue.

Lo importante no es que ganara la apuesta, ni que lo hiciera más rápido, fue que la confianza, que en ese momento ganó con las matemáticas, no se la podría haber proporcionado otra experiencia.

La magia de las Matemáticas Védicas soluciona dos problemas; la falta de interés inicial en las matemáticas al percibirlas como algo complicado y la falta de confianza con ellas al considerarlas difíciles.

Si no conoces las Matemáticas Védicas y quieres introducirte en su magia te invito a que descargues de manera gratuita el libro “Todos de 9 y el último de 10”

 

Foto de Mervyn Chan en Unsplash